1. mi prima muy caliente 1


    Fecha: 03/09/2017, Categorías: Incesto Autor: vamp2000, Fuente: SexoSinTabues

    como empieza mi despertar sexual con mi prima y soy también su despertar de ella esperen la segunda parte Mi prima muy caliente he leído relatos de los compañeros de aquí y no quiero decir que no son ciertos, pero voy a contarles algo que a mi sucedió que es real, tan es así que mejor voy a cambiar el nombre de mi prima por otro ficticio: Durante mucho tiempo mi prima que llamare Claudia y yo nos quedábamos al cuidado de mi abuela, vivíamos en su casa mi prima es mas grande que yo por 2 años, vivimos con mi abuela por un lapso de 12 años, nos vimos desde chicos cuando yo llegue a los 13 años ya conocía algunas cosas sobre el sexo, me hacia las pajas ya un poco seguido. Claro pensando en mi prima y como se veía, no era fea aunque no era una belleza de póster, ya se había empezado a desarrollar era un poco mas alta que yo, ya tenia sus senos aun pequeños pero ya los tenia, se le habían torneado las piernas, además de que ya tenia su cintura formada en fin ya se veía como una mujercita apetecible, pero por la educación de mi abuela ya la había espiado, mientras se bañaba pero, un día mi abuela tuvo que salir desde temprano, llegaría tarde así que nos dejo encargados los quehaceres y salio. Mi prima traía su falda hasta la rodilla me gustaba que trajera falda porque nunca había sabido que lo hiciera en la escuela pero por lo menos en la casa no usaba calzones yo no perdía oportunidad de estando sentada enfrente de mi abría las piernas a propósito, me dejaba ver un buen ...
     espectáculo de vulvilandia, cuando se paraba detrás de mi abuela y yo enfrente se levantaba la falda, me toreaba yo no decía nada pero con esas escenas es que me hacia las pajas. Bueno ese día traía su falda una playera blanca y sus zapatos, nos quedamos limpiando la cocina, entonces voltea muy seria, me dice con sus ojos inquisitivos -oye, te haces pajas -¿por qué preguntas? De las pajas -por saber aunque yo ya sospechaba, que ella también me había espiado -algunas veces y tu -yo si, porque quieres ver yo ya entre excitado y extrañado le dije -si se levanta la falda y clásico no traía calzones acerca sus dedos a su cuevita, me dice: -tu también, quiero ver -bueno me baje los pantalones y los calzones saque mi instrumento que ya empezaba a erectarse, lo tomo con mi mano -ándale no seas miedoso, ni modo que le diga a alguien -empecé ligeramente a hacerme la paja, ella veía con cara de curiosidad entonces le dije -tu también sin dejar de mirarme, se empezó a meter un dedo recargándose en la estufa -vamos a la sala, al sillón yo accedí -cuando llegamos, los dos seguimos haciéndonos la paja sin dejar de ver al otro -déjame tocarlo -bueno si me dejas tocarte -si ella llevo su mano, toco el tronco, me acaricio la punta de la cabeza con sus dedos, yo por mi parte le toque sus pelitos y empecé a meter el dedo poquito, cuando ella me toco la cabeza respingue de placer y de excitación ella a su vez hizo lo mismo, cuando introduje el dedo. -Quiero ver que lo hagas Me dice, se acerca a lo que le ...
«123»