1. Mi hermana mayor se folla a mi hijo


    Fecha: 01/09/2018, Categorías: Sexo con Maduras Voyerismo Sexo Duro Autor: delmos2007, Fuente: xHamster

    Me llamo Pepi, tengo 49 años, casada y con dos hijos. Una niña y un niño. Nuestra hija aunque suene raro en estos momentos ya se emancipó, queda en casa mi hijo Daniel.Me considero una mujer normal del sur de España, no estoy gorda, pero tampoco flaca. Tengo dos buenas tetas, caderas anchas y un culo que ha visto mejores días. Mi vida matrimonial, supongo que después de más de 30 años de casados, está como todos los matrimonios con más de 30 años de casados. Aburridos el uno del otro, manteniendo sexo una vez cada dos o tres semanas y poco más. Mi hijo tiene 16 años. Es un chico normal, más bien tímido, de pocos amigos, no es para nada un jovencito por el que una madre perdería los papeles. O eso pensaba yo.Tengo una hermana mayor, tiene 55 años, se llama Ana, casada y con dos hijas, supongo que su vida debe ser igual que la mía, solemos contarnos pocas intimidades. Nos parecemos bastante, aunque ella está algo más gorda que yo, sus tetas son más grandes y más caídas y tiene algo de tripa.Este verano pasado por motivo de esta dichosa crisis nos vimos obligado a pasar las vacaciones en casa de mis padres, ellos viven en un pequeño pueblo de la costa de Cádiz, tienen una casa solariega, grande, con un patio inmenso y suficientes habitaciones como para acoger a mi familia y la familia de mi hermana. Aunque la verdad es que no fuimos todos, ni mi marido, ni mi cuñado, ni mi hija, ni una sobrina fueron. Solo mi hermana, una de sus hijas y su novio, mi hijo y yo. En la casa de mis ...
     padres había suficientes habitaciones como para que cada uno ocupara una. El que mejor parado salió fue mi hijo, que se quedó con una habitación que había en el patio, estaba retirada de la casa, y allí nadie le m*****aba.Hacía calor y era normal que las mujeres estuviéramos con muy poca ropa, yo casi siempre llevaba solo un vestido y braga, lo mismo que mi hermana, a mi sobrina y al novio, era raro verlos, solo aparecían para dormir, y siempre bien entrada la mañana. Mi hijo tenía lo necesario en su cuarto, así que tampoco lo veíamos mucho aparecer por la casa.Por lo menos esos primeros días, sirvió para que mi hermana y yo, volviéramos a retomar un poco nuestra relación, estábamos con nuestra madre y reíamos y charlábamos las tres. Almorzábamos temprano, y luego cada una nos íbamos a dormir un rato la siesta, ya que la calor era bastante insoportable. El dormitorio de mi hermana y el mío estaban en la planta de arriba, y los dos tenían ventanas al patio. Podía ver la puerta del cuarto de mi hijo desde mi ventanal.Una tarde, mi hermana se había quedado a recoger la cocina, se había ofrecido ella misma, lo normal es que lo hiciera mi madre. Yo había subido a mi dormitorio, me había echado en la cama y me había quedado adormilada, cuando desperté había pasado más de una hora, me asomé a la ventana y vi como mi hermana Ana salía del cuarto de mi hijo. Me sorprendió, no es que mi hermana y su sobrino se llevaran mal, pero nunca le había visto un gesto así a mi hermana para con ...
«1234»