1. Mi padrastro fue el primero


    Fecha: 28/08/2018, Categorías: Incesto Hetero Autor: CLAU, Fuente: CuentoRelatos

    Por fin llegamos a la casa, sólo que ahora viene a vivir con nosotros el nuevo esposo de mi mamá, que perfectamente sabe que no le voy a hablar de papi, y no me da mucha confianza. No pudieron salir de viaje de bodas por el trabajo de él, así que solamente lo pospusieron. La verdad ya es tarde y yo tengo mucho sueño, así que me despido de los dos de beso y me retiro a mi habitación a descansar, los escucho hablar y reírse, lo bueno de esto es que mi madre está contenta y eso me da gusto. Me pongo mi bata de dormir, me acuesto, me relajo y empiezo a entrar en un sueño, cuando los escucho caminar por el pasillo, deduzco entre sueños que se van a acostar, y el cuarto de ellos está pegado al mío, los escucho entrar y cerrar la puerta, ya me siento muy adormilada, cuando empiezo a escuchar sonidos en el cuarto de enseguida, se escucha un golpeteo con cierto ritmo, intento tapar mis oídos con la almohada, y si, disminuyen pero eso era solo el principio, luego se escuchan gemidos, jadeos, palabras entrecortadas. La verdad era incómodo estar escuchando a mi madre hacer el amor con su esposo, por más que intentaba no escuchar no podía, y ni como ir a decirle mamá puedes gemir más despacio, y decirle a él que también gima y grite más despacio. Así que me quede en mi cama intentando dormir pero no podía, sólo pensaba hasta cuando irán a terminar. Pasaron alrededor de tres horas que la verdad se me hicieron eternas, y es que hasta podía decir cuando estaban teniendo orgasmos de solo ...
     escucharlos. Bueno por fin terminaron y yo me pude dormir. A la mañana siguiente yo tenía que ir al cole, ya estaba por terminar mi secundaria. Así que me levante temprano como de costumbre, me duche, me arregle el cabello en una coleta, y salí de mi habitación para desayunar algo, al llegar a la cocina, ahí estaban los dos besándose, y él la tomaba por las nalgas y la apretaba a su cuerpo, mientras hacía un poco de movimiento para que ella sintiera lo excitado que estaba, así que decidí retroceder poco para hacer ruido y dejar que se separarán al entrar yo, así lo hice, se separaron ella siguió cocinando los panqueques, y él se sentó a la mesa con el periódico en sus piernas para tapar su erección, que la verdad no le tapaba mucho y yo tome la oportunidad para fisgonear un poco. Se veía que estaba dotado de un muy buen miembro, grande y desafiante, yo la verdad había estado con puros chiquillos de mi edad, y no pasábamos de los besos, de que me acariciaran y mamaran las tetas, y hasta ahí, era todo lo que permitía, así que a mis 18 años ya cumplidos seguía siendo virgen. Él se percató de que yo lo mire, pero no me dijo nada, incluso llegue a pensar que no se había dado cuenta, así que me fui al cole en el transporte escolar como siempre. Así más o menos transcurrieron los primeros meses, la verdad ya con el paso del tiempo cuando los escuchaba coger era más lo que me excitaba que cualquier otra cosa, así que mientras los escuchaba yo me imaginaba a él sobre mí tocándome, ...
«1234...»