1. exhibiendo a mi esposa en el rio


    Fecha: 18/08/2018, Categorías: Voyerismo Primera Vez Autor: amateur02, Fuente: xHamster

    Hola! les contare la historia de la primera vez que exhibí a mi esposa delante de varios hombres. Ella es muy tímida, si observan nuestras fotos se darán cuenta de como ella pide ocultar su rostro en las fotos. casi que no la convenzo de publicar fotos en la web.tenia muchas ganas de llevar a mi esposa a un lugar publico donde hubieran varios hombres que pudieran observar el hermoso cuerpo de mi mujer, para esto la convencí que fuéramos al río a bañar y tomarnos algunas fotos. De tantos ruegos ella acepto; entonces le compré un vikini color negro bastante pequeño de cordón a lado y lado de sus caderas, se lo compre de esos que son muy económicos por que su tela es bastante delgada, con la intención de que cuando estuvieran mojados se le marcaran sus pesones en el sostén y sus labios vaginales sobre su tanga.Nos fuimos a un río bastante retirado para evitar encontrarnos con personas conocidas, ella muy apenada, llevó su falda de malla para que le disimulara un poco la desnudes de sus nalgas, pues el vikini de lo pequeño se recogía entre sus nalgas y de frente se le bajaba exhibiendo su pubis descaradamente y aun sin estar mojado marcaba sus labios apretados.llegamos al río, el cual estaba lleno, era un día festivo y hacia calor; la convencí de quitarse la malla pues cada cual estaba en lo suyo y no nos prestaban atención; ella se sintió segura y dejando su malla con nuestras pertenencias nos fuimos introduciendo en el río donde las personas estaban, yo intentando distraerla ...
     para que se olvidara que estaba muy provocativa le rociaba agua en su cuerpo en son de juego, poco a poco la fui mojando,pues solo se introdujo en el río hasta que el agua le daba por encima de las rodillas diciendo que le daba miedo sumergirse más,pues no sabe nadar.Ella no se percató que al humedecerse su vikini, éste se le pegó tanto a su piel que parecía dibujado, se podían notar sus pesones y sus carnosos labios se tragaban su vikini dejando marcado cada borde de su camelote; sus nalgas se tragaron todo el vikini. La tomé de la mano y empezamos a caminar en contra de la corriente, mi intención era pasearla por donde un grupo de cuarentones jugaban entre el agua y las piedras. Cuando pasamos por delante de ellos, interrumpieron el juego y sus conversaciones, casi sin disimulo devoraban a mi mujer con sus miradas, ella bastante distraída por que las piedras incomodaban su caminar, en un momento dado se inclina por haber pisado un vacío, dejando descolgar sus senos y pudiendoce observar la aureola de sus pesones, pues el sostén era bastante pequeño, los hombres la miraban con tal morbo que por un momento me sentí apenado y a la vez con un celo que se confundía con morbo, me comporte con gran naturalidad la tomé de la mano, me detuve y esperé que ella se sacara una piedra de sus zapatos, ellos no desperdiciaron el espectáculo que ella sin pensarlo les ofrecía cada que se agachaba para acomodar su zapato y de ultimo se subió su sostén cortando allí el otro espectáculo. seguimos ...
«123»