1. Mi padrastro.


    Fecha: 18/07/2018, Categorías: Gays Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    El relato de la primera vez de un chico de 15 años que se encontraba en el closet con el padrastro que el odia, y una sorpresiva aparición de su primo. Buenas, mi nombre es Fabian. En el momento del relato tenía 15 años, era un gay que aún no salia del closet, y todavía era virgen. Media 1,75, ojos verdes y pelo castaño. Tenía un buen cuerpo, pero o musculos muy desarrollados. Una tarde de 2013, en plena primavera, yo salía de mi casa para ir al colegio, que estaba a unas 10 manzanas de mi casa (Tenía que ir caminando, puesto a que el automovil estaba averiado para entonces). A ese colegio asistía mi primo, que es 2 años mayor que yo. Cuando entré al pasillo de la escuela, lo vi a mi primo sentado en el suelo con sus colegas. El era un chico rubio, con un cuerpo excelente, y unos ojos de un azul super-claro que no puedes apartar la mirada. Lo crucé, el no me vio, pero esos segundos mirando fueron suficientes para que tenga una mini-erección. Al salir del colegio, estaba mi padrastro esperándome. (Era un hombre MUY grande y MUY musculoso, tenia una camiseta super ajustada y unos pantalones cortos, que hacían lucir sus piernas sumamente peludas y notar unas nalgas que podias apretar hasta cansarte. Y para rematar el golpe, estaba sudado por el calor de aquel día, es decir, que tenia un olor a hombre impresionante, que solo aumentaban mis ganas de estar todo el día con el) Resulta que el fue al colegio para buscarme a mi, me dijo que no había venido mi tio (que es quien ...
     usualmente me busca), porque el se encontraba en un viaje de negocios. Lo malo, es que en ese momento estaba sumamente enojado con el, por el típico sentimiento de que el suplantara a mi padre en la familia, y vivirá conmigo. Pero al verlo bajo la luz del sol en ese momento, olvidé todos los rencores que tenía hacia el. Fuimos caminando hasta llegar a casa, que en ese momento se encontraba vacía, mi madre no estaba y mi hermano estaba con unos amigos. Cuando llegamos entre rapidamente al baño para poder relajarme, puesto a que tenía una erección enorme con la que no podia resistir masturbarme aunque sea un poco. En medio del acto de "Masturbación" mi padrastro toca la puerta, y pregunta con su voz de hombre que es muy grave: -¿Te falta mucho? Yo, al escucharlo, y con temor a ser descubierto, reaccione rapido y dije: -No, ya salgo. - Mi erección se bajó de inmediato. Me levanté los pantalones y tiré la cadena para disimular que hacía algo. Al abrir la puerta del baño para salir, lo vi a mi padrastro sin camiseta, haciendo ver su pecho marcadísimo y recubierto de pelos, su abdomen bien peludo, y esos pezones que resaltan con ganas de que una lengua los alcance. Cuando lo ví de esa manera, pregunte: -¿Por qué te quitaste la camisa? -Pues porque me voy a ducharme un poco y este calor es insoportable. Agarró unos boxers, una toalla y entró al baño. Mientras yo estaba con una erección que me volvió a llegar, pero solo la ignoré y comencé a mirar la televisión. Unos minutos después, salió ...
«1234»