1. Casada y cojida por albañiles por morbo.


    Fecha: 08/07/2018, Categorías: Infidelidad Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Es difícil explicar como teniendo un marido buen mozo, al que quiero y con el que tengo buen sexo, obvio el de una pareja casada, un par de veces por semana y mas o menos lo acostumbrado, pueda tener una vida paralela tan diferente y extrema al dejarme levantar y finalmente ceder y cojer con un albañil de una obra de al lado de mi casa. Es difícil explicar como teniendo un marido buen mozo, al que quiero y con el que tengo buen sexo, obvio el de una pareja casada, un par de veces por semana y mas o menos lo acostumbrado, pueda tener una vida paralela tan diferente y extrema al dejarme levantar y finalmente ceder y cojer con un albañil de una obra de al lado de mi casa. Esto es para psicólogo, pero bueno me sale mas barato contarlo acá, ya que ni a una amiga le puedo contar esto. Mi relación con Juan, el albañil, fue desde el comienzo al limite, se cruzaba a mi casa y me cojia en mi cama después que se iba mi marido, o algunos fines de semana cuando mi marido no esta o jugaba al futbol o tenis con amigos, me iba hasta la casa y ahí me hacia de todo, no me negaba a nada, literalmente nos la pasábamos cojiendo, no se cansaba nunca y hasta a veces cuando mi marido viajaba me quedaba en la casa e íbamos a alguna bailanta, cosa que no había hecho en mi vida, vestida como a el le gustaba, como una putita, y también hasta podía chuparle la pija en el baño, todo era sexo, esa era nuestra relación, realmente nada afectivo, ni siquiera me gustaba mucho, pero me calentaba terriblemente ...
     que me cojiera y me hiciera de todo. Cuando la obra término, nos seguíamos viendo de una u otra forma me escapaba y lo veía, hasta que hace unos meses, le salió una obra en el norte que le convenía y se fue, al menos hasta que terminara el trabajo. Esto me dejo de un día para el otro sin el sexo que había tenido esos meses y es como que lo necesito, ya no me alcanza con cojer solo con mi marido, necesitaba algo mas fuerte. El fin de semana pasado, mi marido estaba de viaje, el domingo a la mañana había llevado a mi nena a la casa de mi madre y se quedaba un par de días, así que estaba sola, muy caliente con muchos ratones y no sabia que hacer. Sabía que fácil me podía ir a algún boliche y levantarme algún muchacho, que probablemente fuera como son ahora, metrosexuales, que cuando te cojen están más preocupados con no despeinarse o transpirar que en darte placer y no me gustaba mucho la cosa, ya lo había hecho un par de veces en estos meses en “salidas de chicas” y no me aportaba demasiado, yo quería algo mas extremo, es lo que me gustaba ahora, pero todavía no sabía que iba a hacer. Salí a comprar algo y cuando volvía en auto, como a veinte cuadras de mi casa veo una obra en construcción, esto me trajo muchos recuerdos y fantasías, pero como era domingo no había nadie, estaba la valla de madera toda cerrada y sin nadie. Hice unas cuadras y se me dio por pasar de nuevo, doy la vuelta y al pasar de nuevo veo que había un hombre parado en una puerta abierta de la valla. Cuando ...
«1234...8»