1. Madre e Hija


    Fecha: 07/06/2018, Categorías: Incesto Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    quitarle la ropa. - ¡Pero que buena estás, hija mía! – me dijo mirando mi cuerpo desnudo. Ella acabó de desnudarse. - Déjame verte bien, mamá. Ella se quedó totalmente desnuda y se separó un poco para que yo la viera bien. Tenía unas tetas increíbles y el coño depilado por completo, lo que me llamó la atención. Con mis cuatro pelos, tenía yo más que ella. Yo me relamí ostentosamente. - Joder, mamá, estás buenísima – la dije. - ¿De verdad, hija? – me pregunto agradecida. - Y tanto – dije yo – Me parece que no me voy a cansar de comerme esas tetas y ese chocho. - Me encanta que seas tan putita y que me hables así, hija. - Quiero ser tu putita y que hagas conmigo lo que quieras, mamá. - Si supieras la de veces que me he hecho pajas pensando en esto, hija – me dijo. Yo me sentí superhalagada. - ¿Y por que no me has follado antes? – la pregunté. - Me daba miedo, hija. - Basta de charlas – dije yo empujándola hacia atrás – déjame comerme este chochazo que tienes, mami. - No vayas tan deprisa, hija. Ven, anda, túmbate a mi lado que voy a chupar esas deliciosas tetitas de mi nena. Nos tumbamos en su cama y empezó a chuparme las tetas. Yo mientras también le sobaba las suya, pero estaba deseando probar su coño. Empecé a tocárselo y lo encontré empapado. - ¿Estás cachonda, eh, mami? – la dije yo, socarrona. - Es que me pones a mil, hija – me dijo soltando mi pezón derecho de su boca, - Vamos a hacer un 69, mamá. - Venga, hija, a ver si sabes comértelo. Yo tenía ya experiencia con ...
     algunas amigas, así que no dudé. Nada más poner mi lengua en su clítoris, mi madre dio un grito. - Ayyyyyyyyyyyyyy, hijaaaaaaaaaaaaa, que gustazo…………….si, que sabes, jodía………. Nos hicimos una mamada mutua de muerte. Nos corrimos como dos perras en celo y finalmente nos quedamos tumbadas besándonos saboreando el sabor de ambos coños. - Hija, ¿Dónde has aprendido a hacerlo?.......menudo orgasmo….casi me muero….. - Y tu, mamá. Casi me rompes el coño de gusto. - Como me gusta que me hables así, hija, me calientas muchísimo. - Mamá, quiero que estés siempre muy caliente para mí. Vamos a estar siempre desnudas y dispuestas a follar, ¿vale? Vamos a reventarnos los chochos de gusto, ¿vale? - Si hija, si – se reía – mira que eres calentorra. - No lo sabes tu bien. No sabes lo puta que es tu hija – la dije. - Eso esta bien…pero no vayas a decirle nada a nadie, ¿eh? – me dijo asustada. - ¿Te crees que soy tonta o que? – y me levanté para ir al cuarto de baño. - ¿A dónde vas? – me preguntó mi madre. - A mear – la dije. - Espera…- me dijo. - Es que me meo – dije yo. - Vale, pues mea – me dijo mirándome fijamente. Yo me quedé unos segundos sin reaccionar, pero enseguida entendí que mi madre quería que meara allí mismo. Yo no la había hecho nunca, pero lo había visto muchas veces en revistas y videos que mi madre tenía en casa. Aquello me calentó otra vez sobremanera. - ¿Quieres que te mee? – la pregunté directamente. - Si, quiero probar tu meada – me dijo con la voz quebrada por la lujuria. - ...