1. Las Nalgotas de Paula 5


    Fecha: 11/05/2018, Categorías: Incesto Autor: JAYDEE, Fuente: SexoSinTabues

    Tras llegar mi esposa a la casa, yo bajo rápidamente a su encuentro ayudándola con las bolsas que trae de la compra, entramos en la cocina y mientras colocamos las cosas hablo con ella, me invento que cuando he recogido a Paulita, la niña no se encontraba bien por que estaba resfriada, y la lleve al medico y le receto unas pastillas y ademas le recomendó que estuviera guardando cama. Mi mujer no dice nada asiente con la cabeza pensando en alguna otra cosa. Cuando Maite se pone ha hacer la cena subo ha ver como esta Paula, le toco al baño y le pregunto como esta, ella gimoteando y llorando me dice que no soporta el dolor que tiene en su culito que no se le pasa. Baje a la cocina y cogí un anti-inflamatorio y se lo subí a mi hija para que se lo tomara, entre dentro del baño y la criatura todavía estaba desnudita, que buenota esta, que cuerpecito de no mas de 1´50 de altura, pero que curvas tiene, con su cinturita de niña y el contraste de su culote gordo y grande, su pelo mojadito que le llega a los hombros y con su carita angelical me mira cubriéndose sus tetitas con la toalla. Me acerco y le doy la pastilla y la niña al cogerla deja caer la toalla al suelo, le veo sus tetitas casi desarrolladas, son bastante grandes como las de una adolescente, se gira y me da la espalda enseñándome sus nalgotas, me fijo en la raja de sus nalgas y aprecio en el lugar donde antes estaba la polla de Raúl metida, una apertura en medio de las nalgas bastante ancha, es tan ancha que hasta las ...
     nalgas las separa bastante una de la otra, eso es provocado por la dilatación que tiene mi niña en su culo que no la deja juntar las nalgas. No lo aguante y mi polla resalto de gusto, y cuando iba ha hacer algo desafortunado, la voz de mi esposa me saco de mi trance gritándome que la cena esta lista. Mi hija me dijo que ella no podía ni caminar que le dolía mucho y que le salia algo de liquido de su culo, cogí una compresa y se la di, y ella la puso tapando su culo metiendola entre medias de sus nalgotas que la devoraban, se vistió como pudo poniéndose las bragitas y el pijama ella solita, no quería que la ayudara por que todavía ha estas alturas mi hija sentía vergüenza al estar conmigo. Termino de vestirse y la cogí en brazos y la lleve a su cuarto acostandola en la cama, después le traje la cena y se se tomo otro calmante, le di un poquito de crema voltaren, que se lo hunto en su anito lastimado, y ella sentía que se le estaba calmando y quitando el dolor del culo, y así esa noche pudo dormir. Pasaron los días donde mi hija no salia de su cuarto, mi mujer y yo nos turnábamos para quedarnos con ella, hasta que llego el jueves por la tarde y fui a su cuarto a ver como estaba. Entre sin llamar creyendo que estaba dormida y cual fue mi sorpresa. Me la encontré en la cama de lado con las rodillas en el pecho, sacando sus nalgas afuera y con una mano habiéndoselas, y con la otra mano aplastada por su culote, y con un dedito metido en el culo, su culo que aun lo sigue teniendo ...
«1234...8»