1. Sexo ardiente en oficina de cucuta


    Fecha: 14/04/2018, Categorías: Infidelidad Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    SEXO EN LA OFICINA INVIAS CUCUTA Soy una mujer relativamente joven, me considero bonita, soy casada y tengo una hija. Me atreví a escribir este relato porque mi vida sexual dio un cambio 180 grados hace 4 meses. Mi compañero de oficina Juan Leonidas, fue ascendido al cargo de Jefe. Con Juan hemos tenido una gran amistad y le he profesado gran admiración y igualmente de el hacia mi. Al quedar como jefe, me nombro como su secretaria y su asistente, razón por la cual pasamos a compartir gran parte del tiempo. Un día estando en su despacho al final del día, revisando un informe que había que enviar urgentemente a Bogotá, día en el cual tenía un vestido rosado de minifalda, Juan me rozo accidentalmente la pierna que por postura de sentada se había subido y mi piel estaba desnuda, provocativa y la vista. Con ese roce sentí como si una corriente hubiera invadido mi cuerpo, produciendo en mí una excitación, que quedó descubierta con el endurecimiento de mis pezones que sobresalían por encima de la blusa. Juan Leonidas notó esta reacción en mí, y tres veces más al pasar las hojas del informe me volvía a rozar la pierna. Yo también noté como a través de su pantalón emergía un bulto que se iba haciendo cada vez más grande. Mi excitación iba creciendo y la Juan también. Fue así que dejamos aun lado el informe y él empezó a acariciarme la pierna directamente y sin ningún disimulo. Yo también empecé a acariciar su pene duro por encima del pantalón. Luego la mano de Juan subió hasta mi ...
     entrepierna y empezó a acariciarme mi cuca por encima de la tanga azul hilo dental que llevaba puesta ese día. Inmediatamente se arrodilló frente a mí, corrió la tanga e introdujo su dedo en mi cuca, la cual para ese momento estaba más que húmeda. Seguidamente me hizo levantar un poco y me quito la tanga. Siguió arrodillado frente a mi, y empezó con su lengua y boca a lamer y chupar mi clítoris. Este me excitó demasiado, y procedí quitarme la blusa y el brasier blanco que tenía. Juan siguió chapándome y me metió su lengua en húmeda cuca. Le pedí que no parara que estaba muy excitada y apunto de venirme. Juan mientras me chupaba, me oprimía los senos desnudos que tenia a la vista. Fue tanta la excitación que tuve un fuerte orgasmo, con gritos, alaridos y una venida abundante de mis jugos que en gran parte quedaran en la boca de Juan. Juan me reconvino, diciéndome Elizedt bajeles a los gritos que pueden escucharnos afuera. Trate de hacerle caso pero el orgasmo que me produjo esa gran mamada fue explosivo. Hacia bastante rato que nadie me la chupaba así como me lo hizo Juan. Luis mi esposo, me la chupa pero no de esa manera extraordinaria que lo hizo Juan. Seguidamente, le baje la bragueta a Juan y empecé a acariciarle el duro pene, que mostraba gotitas de humedad en su punta. Luego lo introduje en mi boca, dándole lenguetazos duros, rápidos y fuertes que hicieron estremecer a Juan. Cuando vi que estaba a punto de venirse me detuve. Juan me llevó a la sala de Juntas, donde hay una ...
«12»