1. Prostitutas (Puebla)


    Fecha: 20/09/2017, Categorías: Hetero Autor: Dany trgsemen, Fuente: CuentoRelatos

    Desde que empecé la universidad, la forma más rápida de ir a mi casa es pasando por un par de calles con varias prostitutas, curiosamente no les presté atención hasta hace un par de años. A estas alturas ya no recordar bien el número, pero he estado con al menos unas 15 de ellas. Sólo una vez he estado con alguna prostituta más de una vez que, curiosamente fue la primera con la estuve. Ella es delgada, de piel morena y de baja estatura. Recuerdo que las dos veces en que estuve con ella su ropa interior estaba rota y sucia y tiene varias manchas alrededor de su vagina. Ella es la segunda prostituta a la que le tengo más aprecio y de vez en cuando me la he topado en su esquina. Durante la época en la que más me interesaba estar con ellas, hubo una que me llamó mucho la atención. Ella era bastante gorda, de piel morena oscura y con un mal tinte de pelo rojo, siempre iba con una blusa morada e intercalaba entre unos jeans y unos mallones (leggins), también morados. Debido a la esquina en la que estaba, ella era la que siempre veía primero. Estuve observándola durante más de un mes, ya que siempre le veía hablar con algún cliente o comiendo. No me gusta interrumpir a las personas, así que sólo la contemplaba, hasta que un día por fin la vi sola, fui con ella y le pregunté el precio, acepté y fuimos a un prostíbulo camuflado como baños públicos. Ella era todo lo que deseaba, su vagina tenía mucho vello, sus jugos vaginales eran muy ácidos, sus pechos eran pequeños pero sus pezones ...
     no y gemía como loca. Los detales que ´más recuerdo era que ella también tenía mancha alrededor de la vagina, su bracier se veía bastante sucio y sus muñecas tenían cortadas. Ella era muy amable por lo que terminé interesándome por ella más ella de lo físico. Cada vez que pasaba por ahí nos saludábamos y charlábamos por un par de minutos, sin embargo, un día ella desapareció y no la he vuelto a ver desde entonces. No pasó mucho tiempo para que otra ocupara su lugar, la nueva chica también es de piel morena también pero no muy oscura, está algo llenita y siempre le veo con leggins de diferentes colores. Al principio se le veía una cara inocente, pero con el pasar de los meses ella adoptó una expresión mucho más rígida así como un tinte de cabello rojo. Al principio me molestaba el que alguien más ocupara el lugar de la que me gustaba tanto, pero después de un tiempo empecé a fijarme en ella también. Ella siempre estaba maquillándose, o con su celular así que sólo pude hablar con ella hace unos días. Por diversas razones, ese había sido un día bastante malo y yo estaba de muy mal humor. Sólo pensaba en volver a casa y dormir, pero por casualidad, ella estaba libre. Cuando la vi, pensé en descargar mi frustración con sexo. Le pregunté el precio y fuimos al hotel. Una vez que subimos a la habitación, y ella fue al baño, rápidamente se quitó los leggins verdes que llevaba junto con una tanga en blanco y negro, le pregunté si podía quedársela puesta pero me dijo que no. Me puso el ...
«12»