1. MASAJE DE PRÓSTATA


    Fecha: 30/01/2018, Categorías: Anal Fetichismo Masturbación Autor: gitanilla_andaluza, Fuente: xHamster

    ¡Parece que he abierto la Caja de Pandora! Desde que comenté cómo fui preparando a Fali para tener sexo anal, muchos de vosotros me habéis escrito comentando vuestro interés por disfrutar de esta zona, pidiéndome algunos consejos y preguntándome si hay alguna forma de practicar sexo anal sin necesidad de que te introduzcan un pene. A algunos ya os he respondido brevemente en privado, pero me parece que es mejor explicarlo de manera más extensa y pública. Eso sí, como de costumbre, os lo voy a contar a través de una experiencia personal mía.Pero primero, unas nociones básicas. A estas alturas, imagino que todos sabréis que el punto G del hombre es la próstata, y que se puede estimular a través del ano. Al igual que el pene, la próstata es un centro de placer común a todos los hombres, independientemente de su orientación sexual. Si eres gay, te gustará que un chico te lo estimule. Si eres hetero, que lo haga una chica te dará más placer. Así de simple. Ahora bien, a diferencia del pene, la próstata requiere mucho más cuidado y mimo: lo que os voy a contar os ayudará a disfrutar de vuestro cuerpo a solas, pero también servirá para que vuestra pareja (que no tienen por qué ser una chica TS) os haga tocar el cielo.La historia que os cuento la viví hace un par de años, cuando tuve un romance veraniego con un chico que andaba de vacaciones por Córdoba (¡que ya son ganas de pasar calor!). Al principio, él me preguntó si había algún problema en que tan solo tuviésemos sexo ...
     convencional (es decir, que él me penetrase), y yo le dije que en absoluto, que lo disfrutaba igualmente. En otras condiciones le habría explicado todo el tema de la próstata, el que no iba a pensar que era gay y los demás temas que trato con los chicos con los que salgo, pero como lo iba a ver durante poco más de un mes, tampoco tenía ganas de quemarme con explicaciones.Aquel muchacho pensaba que el ano no ofrecía placer alguno, y que yo me dejaba penetrar por darle un gusto más que por otra cosa. Por eso, cuando la primera vez que lo hicimos me escuchó ronronear de placer, se quedó un poco confuso. No obstante, o se pensó que fingía o imaginó que era algún tipo de placer psicológico, y seguimos con lo nuestro. En un momento yo estaba con mi cuerpo prácticamente pegado al suyo, y debo decir que el chico, ya fuera por casualidad o por talento, me estaba haciendo disfrutar enormemente, justamente por estar estimulando constantemente mi próstata. Sintiendo que iba a explotar, le avisé:–Me corro... ¡que me corro!Pero para mi sorpresa, él siguió pegado a mí, aferrando mi cuerpo con fuerza y callándome con sus besos. No sé si no me entendió si se pensaba que lo decía por excitarle, pero el hecho es que efectivamente no pude contenerme más y me corrí. Como mi pene no estaba completamente erecto, ya que no me lo había estimulado directamente, el movimiento lo agitó de tal manera que tanto mi estómago como el suyo, e incluso una parte de su pecho, quedaron perlados con mi eyaculación. Para mi ...
«1234»