1. mi deseada y culona vecina madura


    Fecha: 05/01/2018, Categorías: Sexo con Maduras Autor: GorditoSexual1994, Fuente: SexoSinTabues

    ella varias veces. Cuando pensaba que lo único que podía tener de ella seria solo rozarle el pene entre las nalgas por enzima del pantalón, ocurrió lo que tanto quería. Un buen día ella toca a mi puerta y pide algo de azúcar que según ella era para hacer un jugo para el almuerzo, mi padre fue a su trabajo y mi madre avía ido con mi hermano al medico, ella estaba vestida con su dormilona amarilla (que en lo particular me encantaba) sin nada por debajo de ella, accedí a abrirle la puerta del departamento y la llevé a la cocina, le saque el pote donde tenia el azúcar y le dije que se sirviera lo que necesitara, así ella empero a servirse de cucharada a cucharada lo que según necesitaba, votándolo en la taza que ella avía traído. Mientras ella se servia, yo me le puse atrás y le hacia mi típica recostada, en sus nalgas por encima de la ropa como siempre, cosa que me excitaba mas que antes ya que como la tela de la dormilona es muy fina y suelta, paresia como si estaba completamente desnuda, mientras asía esto le empezaba a dar besos en la nuca, en un principio ella opuso resistencia, pero poco a poco por la expresión de su rostro fue sediento poco a poco. Cuando notaba que ya no ponía ninguna resistencia, le subí la parte de debajo de la dormilona y deje expuesto su trasero, aquel trasero que durante años me volvía loco, por fin estaba ante mis ojos en todo su esplendor, lo que hice fue bajarme lo pantalones en conjunto con los boxers y seguir rozándole mi verga expuesta en su ...
     trasero, mientras con una de las manos le tocaba la nalga la cual era muy suave, ella aceleraba la respiración, y me dijo en plan excitada lo preocupada que estaba por si alguien de la familia nos veía, pero yo sabia que (sobretodo mi madre y mi hermano) se iban a demorar, por lo que le respondí que no se preocupara y siguiéramos con lo que estábamos haciendo. Fuimos a mi habitación, ella se sentó en mi cama (que es una matrimonial) y yo estaba parado frente a ella con mi pene super emocionado, en ese momento ni mas ni menos ella me empezó a dar una mamada, la manera como movía la lengua y a veces hasta se la metía toda en la boca que hasta se medio ahogaba, me encantaba y según parecía era toda una experta, después se acostó en mi cama y yo me puse debajo de ella, para ver en primera fila su hermosa, afeitada y medio mojada vagina empecé a mover mi lengua que rozaba con su clítoris, ella se gozaba cada lametón, no notaba en su respiración acelerada y en alguno que otro gemidito. Luego ella se puso en cuatro en mi cama y yo empezó a penetrarla, sentir esa vagina jugosa, caliente y posiblemente llena de experiencia por los que la han cogido me llenaba de full morbo, luego yo me acuesto y ella se me pone enzima, empezando a cabalgarla, la cara de caliente que tenia era magistral, hasta soltaba alguna que otra sonrisa picarona, sin contar que se movía muy bien las caderas, mientras me cabalgaba no dejaba de darle nalgadas y de apretar también sus nalgas, lo que ella disfrutaba a ...