1. El Chantaje


    Fecha: 03/01/2018, Categorías: Sexo en Grupo Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    --- EL CHANTAJE --- Todo comenzó en una empresa filial de otra de mayor reputación, donde yo trabajaba. Si algo sobresalía en esa empresa, era la que fue mi jefa, la presidenta de la empresa. Era más o menos joven como yo, y ella estaba allí "de enchufe" puesto que era la hija del dueño de la empresa, que hacía poco que se jubiló. Tenía muy mal carácter, era muy mandona, muy manipuladora. Aunque eso sí, los trabajadores que no éramos jefes de ningún departamento de la empresa y no teníamos trato con ella, admirábamos su espectacular físico. Era alta, delgada, pelirroja de ojos verdes, con unos pechos bastante grandes y culo redondeado y bien trabajado. Era de suponer que la niña rica iba a un gimnasio y se le notaban algunas operaciones estéticas en la cara, que se la habían dejado preciosa. Por desgracia para nuestras ilusiones, la señora Mar R.D. estaba casada; ya tan joven, con menos de 25 años. No hace falta decir que sería un casamiento que hacen estos ricos entre sus hijos, más por interés en los negocios entre ellos, por supuesto. Y aún encima, no podíamos admirar tal belleza "en toda su extensión", ya que siempre iba vestida muy "tapada": ni escote, ni faldas en el trabajo. Sólo la pudimos ver con escote y enseñando pierna en los vestidos que llevaba a esas cenas entre negociantes, a través tan sólo de fotos que conseguíamos mis compañeros y yo muy difícilmente... Durante un tiempo, comenzaron a circular rumores de la difícil situación económica que atravesaba la ...
     empresa. Por ese motivo, la bella Mar estaba insoportable y no toleraba fallos por aquel entonces; además, también se sabía que iba reducir la plantilla de trabajadores para reducir gastos. Entre el gremio de trabajadores, había una tensión impresionante; todos hacían su trabajo a la perfección para dar a los jefes de departamento una buena impresión y evitar perder el empleo. Yo, que siempre realizaba satisfactoriamente mi trabajo, tuve un fallo importante en ese precario momento. Era un cliente muy cabezón, y cada vez que me esforzaba en explicarle la solución viable para lo que él me pedía (había otra, pero económicamente negativa para la empresa). Al final, comenzó la conversación a subir de tono, y el cliente me comenzó a recriminar casi chillando. En ese momento, la mala suerte se alió conmigo, puesto que acababa de llegar la presidenta Mar, y presenció la escena. Se llevó al cliente y lo trató ella personalmente a la vez que me echó una mirada amenazante mientras se lo llevaba. Cuando el cliente cabrón se fue, Mar llamó al jefe de departamento donde yo estaba, Iñaki, para reunirse con él. Acabé mi trabajo como siempre sin darle mayor importancia al asunto. A los dos días, la carta de despido. No podía consentirlo; a pesar de ser soltero, tener bastante ahorrado y poder conseguir otro trabajo; no creí que fuese a conseguir otro económicamente factible como ese. Me dirigí como una bala a la empresa, muy nervioso; y al primero que me encontré fue a Iñaki, el jefe de ...
«1234...7»