1. Catador de Niñas


    Fecha: 17/11/2017, Categorías: Hetero Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Todo el mundo tiene vicios, adicciones, todos tienen una historia de como empezó todos. Alguien que fuma podría decir que comenzó a fumar por curiosidad, quería saber como era fumar. Puedo imaginar incontables anécdotas de como un drogadicto se volvió adicto valga la redundancia a las drogas, bueno... esta es la historia de como me volví adicto, adicto a una nenita, al nectar de una nena y al sexo con esa niñita. Pasó en un colegio. ustedes queridos pedofilos, pervertidos y curiosos tendrán que adivinar mi edad, posiblemente sea un profesor, pero son libres de imaginar otras situaciones, dejo la duda. Elcolegio tiene desde preescolar hasta preparatoria. Era un día especialmente aburrido, no había nada que hacer, faltanban unos pocos días para que empezaran las vacaciones, todas las evaluaciones estaban hechas y yo estaba libre, solo caminaba por todo el instituto pensando en tonterías, cosas al azar, entonces llego al patio principal, el cual tiene unas escaleras al límite que llevan a unos baños, lejos de todo el resto del patio, salones, etc. En los cuales hay unos banquillos, supongo que para esperar al baño. Yo estaba caminando por aquel patio hasta que suena el timbre, tras unos segundos empiezan a bajar los niños de 1er grado, la mayoría de 7 años, para no molestar a nadie baje a donde estan los baños y me sente a revisar mi celular. Existen otros baños mas cercanos y menos aislados, por eso nadie bajaba y yo estaba tranquilo tratando de ignorar el ruido que hacían ...
     los niños. Una niña bajó, era de atura normal para su edad, pequeña, una carita adorable con ojos almendrados e iris color marrón claro, hermosos, tenía el cabello hasta los hombros, liso y color chocolate, su piel era color blanco cremoso, una ternura de niña. Ella miraba a su alrededor, parecía confundida, supuse que era nueva y buscaba el baño, así que le pregunté. -¿Buscas algo? -uhum. Dijo evitando mirarme fijamente, clásico de una niña tímida. -¿Y que buscas? -el baño. Dijo casi susurrando. En ese momento mi mente se separó en dos, cual partidos políticos, un lado me decía que solo le señale a donde ir y todo se acabe. El otro me pedía que la acompañase al baño. Veran, a mi no me atraen las nenas en especial, pero tengo una debilidad por las cosas tiernas, y esa pequeña era una ternurita. Al final decidí acompañarla, me pare junto a ella y le extendí la mano, ella dudo unos segundos y me miró raro, sin embargo acepto el gesto y me dió la manita, me aseguré con una mirada que no hubiese nadie cerca, todos los niños estaban lejos o ocupados y distraidos jugando, y no había maestras a la vista. El recreo recien empezaba así que tenía un buen rato para hacer lo que me disponía, normalmente dura unos 20 minutos y solo habían pasado unos 3, es decir que tenía 17 minutos con la pequeña. Mientras nos dirigíamos al baño le pregunté: -¿como te llamas, sweetie? -Claudia. Me dijo otra vez con un susurro. -¿Claudia? Que lindo nombre. Entramos en el baño, ella se metió en uno de los ...
«1234»