1. Se cumplió mi fantasía: coger con mi tía


    Fecha: 04/03/2019, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: Andrew, Fuente: evaki.ru

    Desde los cinco o seis años comencé a ver a una de mis tías mientras de bañaba o se vestía. Ella lo hacía de manera normal ya que era un niño y no tenía la mentalidad que tengo ahora. Mas grande, seguí haciendo lo mismo, pero ella no lo hacía igual, ya habían pasado varios años y siempre se tapaba o me hacía salir de la habitación, yo, me conformaba espiándola mientras lo hacía. Mi tía tiene 42 años, yo 16. Ella es de piel blanca, baja, no pasa de 1.60. Un par de tetas gigantes, una cintura gruesa al igual que sus muslos y un culo que hace juego con todo su cuerpo, en resumen, mi tía puede ser catalogada como toda una MILF... 
    
    Yo estudio con su hijo, siempre hacemos todos los trabajos académicos juntos y en parte lo hago para ir hasta su casa y poder ver a mi tía. Ella está divorciada, vive sola con mis dos primos. Un día decidí ir a estudiar en su casa y mis primos no estaban, habían salido junto con su hermana a ver a su papá. Dentro de mí una voz retumbó: "¡Es mi oportunidad! Ella como siempre me atendió y me invitó a pasar a su cuarto, de una vez accedí. Luego de un rato de plática sin sentido comencé a preparar el terreno, le pregunté si sabía que era el incesto. Ella respondió con un "Si", pero luego lanzó una mirada pícara y un comentario que me puso excitado: "¿Te gustaría intentarlo?". Respondí rápidamente que si, ahí le conté sobre mi fantasía de hacerlo con ella y solo soltó unas carcajadas, luego de unos segundos me dijo "He notado como me miras. Yo también ...
     siento curiosidad por el incesto, así que ambos queremos lo mismo". 
    
    Mi primer impulso fue besarla, ella respondió al beso y en menos de dos minutos ya estábamos enredados en un apasionante beso, sin perder tiempo comencé a tocar sus tetas -lo cual es mi parte favorita de ella- y así seguí por todo su cuerpo. Paró de besarme y yo me asusté un poco, pensé que había hecho algo mal o que se había molestado, pero por el contrario ella solo quería pasar al siguiente nivel. "Cálmate, ahora quitame la ropa". La verdad no tenía mucho que quitar... Una pequeña y ajustada blusa que al sacarla dejó al descubierto sus majestuosas tetas, levemente caídas debido al tamaño y la edad, pero nada me importó y fui a por ellas con mi boca. Comencé a besarlas, lamerlas y chupar sus pezones, ella lo estaba disfrutando, jadeaba y decía "Oh si", yo me creía el rey del mundo, literalmente me estaba comiendo las tetas de mi tía, esa tía que tanto deseaba....
    
    Ella se puso de rodillas en la cama me dijo "Quítame lo demás, ahora viene lo bueno". Le bajé rápidamente un short que hacía juego con la blusa que le había quitado, era especie de una mini pijama muy sexy. Debajo de ese mini short se escondía un hilo de blonda, color negro, hacía ver el blanco color de ella muy provocativo. Con una de sus manos me tumbó sobre la cama, se puso sobre mí y comenzó a quitarme el pantalón, luego fue por mi bóxer, yo me quité la franela y ya ambos estábamos completamente desnudos... Vio mi pene y me dijo "¿Te puse ...
«123»