1. Experiencias reconfortantes


    Fecha: 15/04/2019, Categorías: Infidelidad Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Hola me llamo Pablo, os voy a contar lo que me ocurrió en un viaje que hice a Cuba, en concreto a Varadero, con mi mujer, hace ya unos años. Gema que así se llama mi mujer es una hembra normal pero tiene unas tetas que a mí en particular me excitan nada mas verlas. Que yo sepa me ha sido infiel una sola vez, pero eso si muy bien aprovechada. Era el segundo día de vacaciones en Varadero, Gema hizo amistad con uno de los camareros de la barra de la piscina, siempre le pedía las copas, y se reía mucho con las cosas que él le contaba. Yo estaba un poco mosqueado y así se lo decía a ella, pero siempre me contestaba que no pasaba nada que era un pobre chico, que no me preocupara. Al cabo de unos días la amistad de mi mujer con el camarero iba en aumento, yo decidí hacer como si no pasara nada, pero me propuse vigilarla sin que ella se diera cuenta. Durante los próximos días la estuve observando, pero ella no hacia otra cosa que hablar y reírse, de hay no pasaba la cosa, aunque ahora no solo estaba el camarero, si no que le acompañaban otros dos compañeros más. El último día, por la tarde nos marchábamos, me desperté muy temprano, serían las cuatro de la madrugada, mi sorpresa fue cuando descubrí que mi mujer no estaba en la cama, me levante, me puse un pantalón, y salí a la puerta de la cabaña, al fondo del jardín me pareció ver la figura de mi mujer, sin pensarlo salí detrás de ella pero con cuidado de no hacer ruido. Gema, se metió en una cabaña cerca de la playa, yo me quedé ...
     mirando detrás de una palmera, a los cinco minutos aparecieron el camarero y sus dos amigos, los tres se metieron en la misma cabaña que mi mujer. No sabia que hacer, mi mujer estaba con tres hombres en una cabaña a las cuatro de la mañana, y en teoría sin que yo lo supiera. Decidí ver que es lo que estaba sucediendo en el interior, me acerque muy sigilosamente, una de las ventas de la parte posterior estaba abierta, desde esa posición podía ver todo lo que sucedía en la instancia. Ella estaba de pie junto a su amigo el camarero los otros permanecían sentados, después de un tiempo el camarero empezó a sobar a mi mujer y a besarla en la boca, ella le tocaba el culo y la espalda desnuda, poco a poco Gema se fue agachando hasta ponerse de rodillas delante del mulato, empezó a sobarle el paquete por encima de los pantalones, le bajó la cremallera le metió la mano y le saco la polla, era la más grande que yo había visto, mediría 25 cm., mi mujer se la metió en la boca y empezó a chuparsela como una loca mientras se la meneaba con buen ritmo. Los dos amigos se masturbaban viendo como mi mujer se comía la verga de su amigo, sus instrumentos tampoco era pequeños. Gema hizo que el mulato se sentara junto a sus amigos, se puso delante de ellos y muy despacio se fue desnudando, se quito la parte de arriba del bañador, y sin dejar de mirarlos se apretó las tetas, eso hizo que mi polla empezara a ponerse dura, después de un rato de juegos, se puso de rodillas y uno a uno les fue chupando la ...
«12»