1. Grite, sufrí, pero disfruté


    Fecha: 07/03/2019, Categorías: Gays Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Soy gay, y me encanta serlo. Me llamo Jorge, estoy cursando el F.P., soy gay, y no lo disimulo, tengo toda la pluma. Siempre estoy con las chicas, hablando de chicos, ellas me cuentan de sus relaciones sexuales y yo le cuento lo que se siente sentir cuando te están follando el culo, lo que siento cuando la polla va entrando por mi ano, y así pasamos la tarde, riendo y tonteando, me siento una mas entre ellas. He tenido relaciones con algunos de los chicos del instituto, años mas, años menos, somos casi de la misma edad. Los sábados nos reunimos en la plaza del pueblo y ahí estamos, o vamos a tomar algo a alguno de los infinitos bares que hay en el pueblo. Hay un bar que siempre paran unos moteros, yo me los como con los ojos, pero me ignoran completamente. Una tarde de sábado estaba con mis amigas y apareció un motero que nunca había visto, un tipo lleno de tatuajes, una barba que le llegaba al pecho, pañuelo en la cabeza, parecía uno de esos moteros que muestran por la tele, tiene una Harley que flipa, se saluda con los otros moteros y se ponen a tomar cerveza, yo me lo comía con los ojos, era un hombre de unos 50 años, me reía fuerte, quería llamar su atención, unos brazos tremendos, que tipáso, las chicas y yo lo mirábamos, llamaba la atención sin proponérselo, los chicos que estaban con él se fueron yendo, "hay, le voy a pedir que me de una vueltíta en su moto", les dije a mis amigas, ellas se reían, me decían si estaba loco decirle eso a un extraño, que era muy ...
     arriesgado, pero yo estaba loca, no me importaba nada de lo que mis amigas me decían, "hola, disculpa, me darías una vuelta en tu moto?", le dije, sin disimular mi pluma, "como, que te lleve a dar una vuelta en mi moto?", me miró extrañado, "si, podrías", le dije, cada vez acentuando mas mi pluma, "mira, yo tengo que ir a mi casa a buscar algunas cosas para un amigo y vuelvo", me dijo, "vale, te acompaño?", le dije sonriendo, "vale, venga", me dijo, dándome un casco de seguridad y él se ajustó el suyo. Yo estaba como loca, me despedía de mis amigas con la mano, subiendo a esa imponente moto, "nada de maricóneos", me dijo serio, haciendo que su moto ruja y nos fuimos. Salimos a la autovía, nos dirigíamos a Ponferrada, a unos 30 kilómetros de donde estábamos, "vamos a demorar mucho?", le dije, hablando por el micrófono que tenía el casco, "el tiempo que demoremos en que te folle", me dijo, yo me quedé helada, nunca imaginé que me fuera a follar. "De verdad me vas a follar?", le pregunté, entusiasmado, "cuando lleguemos lo vas a ver", me dijo, acelerando mas su moto. Yo me sentía una reina, paseando en tremenda moto y sabiendo que ese hombre impresionante me iba a follar. Llegamos a su edificio, entramos en el garaje, dejamos la moto y subimos a su casa, yo estaba nerviosa, impaciente, ansioso de que ese tremendo hombre me folle, sacó dos cervezas y me dio una a mi, "como te llamas chaval?", me dijo, pasando una de sus manos por mi culo, "Jorge", le dije, dejando que me acaricie el culo ...
«123»