1. Una experiencia entre gay y hetero


    Fecha: 06/03/2019, Categorías: Zoofilia Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    En el fondo habia tenido suerte con el destino del servicio militar. La mili era un engorro que queria quitarme de enmedio enseguida, y aproveche una mala racha en mis estudios para replantearme lo que queria estudiar y, de paso, cumplir con "mi servicio a la patria". Para alla me fui con 18 años recien cumplidos. Me toco en un cuartel en las afueras de Madrid donde enseguida me senti como pez en el agua. No habia pasado de hacerme pajas con un amigo de mi pueblo, con 13 o 14 años, aunque con tias si que habia follado bastantes veces, e incluso tenia novia en aquel momento. Encontrarme de repente rodeado de decenas de tios que se duchaban juntos, se cambiaban, meaban..... aquello era un sueño, aunque tuve mucho cuidado de no demostrar mi condicion de gay. Un par de veces se me puso el rabo tieso en las duchas. Que mal rato.... Pude salir bien las dos veces porque me comporte como un "machote", agarrandome la polla sin pudor y diciendo las ganas que tenia de meterla, e incluso diciendole a un novato que si volvia a pasar su culo cerca de mi, que me lo tiraria, cosa que provocaba las risas de todos. A los cuatro meses me destinaron a las cuadras. Nadie en la compañia tenia estudios. Eramos una pandilla de patanes y nos tenian reservados los trabajos que no hacia nadie mas en el cuartel. Cocina, basura, limpieza, lavanderia..... Las cuadras no eran lo peor, porque te mantenia todo el dia alejado de los mandos, que no iban por alli. TE podias "escaquear" sin ningun tipo de ...
     problemas. En las cuadras habia una docena de caballos y yeguas, ademas de un par de perros. No daban mucho mal los animales, y parte del dia estabamos al aire libre haciendoles trotar. Yo nunca habia tratado asi con animales, y mucho menos habia pensado en follar con un animal, y al principio de estar destinado alli ni me lo plantee. Un dia trajeron a un semental para que montara a una de nuestras yeguas. Era mas grande que nuestros caballos, y nada mas ver a la yegua empezo a lanzar bufidos. Olia que estaba en celo. El caballo se quedaria unos dias, y un veterinario controlaria las montas. Nuestro cometido fue ponerlos en establos continuos, para que se reconocieran y se calentasen. Los olores que emanan del coño de la yegua en celo ponen al caballo a tope en segundos, es increible. A la hora de estar asi, aproximadamente, el veterinario dijo de juntarlos. Los llevamos a un establo mas grande y vimos como se olian mutuamente. El macho empezo a desenfundar una verga increible. Era como si le estuviera saliendo un brazo o algo asi. Sus huevos tambien crecieron de tamaño. La hembra levantaba la cola, dejando a la vista del caballo su vagina. Enseguida el caballo se puso en posicion y, tras varios intentos fallidos, se situo detras de ella en la postura correcta. Su polla era ya como un brazo de un gombre. Enorme, y soltando rafagas de liquido. El veterinario dijo que era liquido preseminal, como el que nos salia a nosotros antes de clavarsela a una tia. El caballo culeaba pero su ...
«123»