1. Por fin probe una verga


    Fecha: 06/03/2019, Categorías: Gays Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    Bueno soy del DF y actualmente tengo 22 años, pero lo que voy a contar me sucedió cuando tenia 18, bueno como todo chavo empezaba a desenvolver mi sexualidad y conocer todo lo referente al sexo, comencé con cosas normales (hombre-mujer) pero después de muchas fotos y videos me excitaba demasiado la cara de las mujeres al devorarse una verga, y no me podía sacar de la mente esa duda: que sabor tiene que se sentirá. Hasta que por fin me decidí a buscar esa experiencia . Lo único malo es que no sabio con quien. Finalmente pensé que lo mejor debería ser con mi hermanoque era un año menor que yo, pero sentía que después lo que le iba a proponer me vería diferente por el resto de sus días. Una noche que estaba tan caliente por unos relatos que leía en Internet a altas horas de la noche, al ver a mi hermano que dormía como roca boca arriba, me acerque a su entrepierna y baje con mucho cuidado el pants que traía puesto, con un temblor inquietante baje lentamente su boxer. Me quede mudo y paralizado al ver tan cerca una verga que no era la mía y de tocarla tan suave y delgada y ese par de bolas tan delicadas como la verga. Después de contemplarla por unos minutos y de acariciarla decidí ir al siguiente paso robarla, (aunque tenia miedo de que el despertara) cerré los ojos y me introduje ese palo flácido de unos 8cm. Hmmmmm..... el sabor me encanto, probar esa piel tan suave, Luego tuve que jalar yo mismo el prepucio para ver su glande, me asombre ...
     cuando vi que lo tenia demasiado sucio así que dispuse a limpiarlo, el sabor cambio por completo, sentía el aroma a orín, semen, sal. Empecé a succionar como si fuera un popote, lo lamía como una dulce paleta, tragaba esos 8cm una y otra vez. Asi dure como 10minutos. De repente sucedió lo inesperado, empezó a crecer poco a poco mi pequeño compañerito, sentía como iba creciendo en mi boca y yo no lo quería sacar de mi. Quería probar ese tronco entero, me llago a la garganta, y sorprendido empecé a sentir que me acariciaban la cabeza, abrí los ojos y pude ver los gestos de placer que daba mi hermano, Cuando me dijo: No sabia que era una puta de noche, Sus palabras me volvieron loco y ya con la verga hinchada en la boca comencé con un mete y saca y jugar con mi lengua y esa cabeza rojiza moviéndola lo mas rápido que podía. Y el mendigo no me avisó que se venia y el primer chorro de leche corrió directo a mi garganta y no pude tomarle sabor la saque y lo seguía masturbando cuando salió un segundo chorro directo a mi boca la cual saboreé un buen rato antes de escupirlo. Cayo rendido pero yo no quería dejar da saborear ese manjar y lo deje en paz asta que nuevamente quedo flácido. Después de ese encuentro el muy cabrón me chantajeaba diciendo que me iba a acusar con mis papas si no le hacia todo lo que me pedía y entre eso que otra vez le mamara la verga. Pero yo estaba feliz de hacerlo cuando me lo pedía. Desde entonces somos hermanos muy unidos. 
«1»