1. Mi perro sumiso


    Fecha: 05/03/2019, Categorías: Zoofilia Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Esta es la historia de como lleve a mi perro a ser sumiso, y dejarse cojer. Desde los 22 ya estaba dentro de la zoofilla, puesto que tenia una perra pequines que amaba darme mamadas a mas no poder, aunque se imaginan que por su tamaño no habia nada que pudiera hacer aparte de eso. Yo vivo solo desde los 20. Ahora tengo 26. Hace dos años decidi comprarme otro perro, un border collie alto, corpulento, todo un perro de caza. Como les dije yo ya tenia algunos conocimientos de zoofilla, y cuando mi perro me habia tomado confianza totalmente decidi experimentar con el. Aunque parecia un perro muy dominante conmigo resulto ser muy sumiso y nunca en la vida me llego a gruñir o algun acto parecido. La primera vez intente ver si me daria una mamada igual que mi otra perra. Aunque el mucho no entendio del asunto, yo intente llevarlo mas lejos y abri su hocico, haciendo que toda mi verga descanse dentro de su boca, el en ningun momento se quejo, pero tampoco movia su lengua ni se inmutaba. Asi descubri que su habilidad no eran las mamadas. Claro luego de eso llame a mi pequeña pequines para que me quite toda la excitacion que tenia, y bebio toda mi lechita como de costumbre. Luego de eso habia perdido mis expectaciones con mi collie, aunque un dia acariciandole la cola, toque su ano sin querer, y su reaccion me sorprendio, el comenzo a lamerse los labios y se puso boca arriba. Y al acariciarlo alli, se veia como se retorcia de placer como si estuvieran rascandole la pancita. Comenze a ...
     hacer esto a diario, hasta que un dia me decidi ir mas lejos. Lo acoste en el suelo de lado y me sente con el, comenze a explorar su culito, aunque sin tocarlo ni nada, en ese momento no se me habia ocurrido. Pero cada vez que mi miembro rozaba su cola, mas que enojarse, el se asustaba e intentaba huir. Asi paso mucho tiempo sin que pudiera hacer nada, hasta que entendi cual era el problema. Un dia estando muy caliente quise volver a intentarlo, pero esta vez tenia claro lo que debia hacer, primero fui con el a una habitacion pequeña que tengo, donde es difficil que ande escapandose. Alli comenze a tocarle la cola, y lubrique mis dedos con saliva, acariciandolo alli. Se quejo mucho, especialmente cuando uno de mis dedos comenzo a deslizarse dentro de el, aunque en el proceso lo masturbaba y eso le calmaba un poco la idea de estar entregandome su culo. En mi dedo sentia todo su estrecho culo contrayendose, y lentamente fui lubricandolo más y más. Tarde un poco, pero llegue a meterle dos de mis dedos, el gruñia debilmente, y se lamia los labios cuando yo separaba mis dedos en tu interior, abriendole toda la cola. Cuando saque mis dedos, su ano estaba algo enrojecido, crei que estaba lastimado, pero al acariciarlo el solo se lamia mas y mas, asi que lo lleve al sillon, y sentandome, comenze a frotar mi verga contra su culo, el se quedaba quieto, y cada tanto miraba hacia atras. Mientras que a mi se me iba poniendo mas dura a medida que frotaba la cabeza de mi verga contra su culo ...
«12»