1. Sexo en Chueca Town


    Fecha: 04/03/2019, Categorías: Transexuales Autor: susonn, Fuente: xHamster

    Me llamo Javier, tengo 18 años, y vivo con mis padres en Ciudad Real, la historia que voy a contar me ha sucedido desde que me trasladé a Madrid por motivos de estudio. Tengo una hermana mayor, Penélope, que llevaba en Madrid viviendo dos años, ella tiene 20, y mis padres pensaron que lo más conveniente es que estuviéramos juntos para hacer economías.Ella vive en un pequeño apartamento pero como somos hermanos estamos acostumbrados a compartir el espacio y no esperábamos sentir estrecheces ni incomodidades. El apartamento está en un barrio muy animado, Chueca, corazón de la zona gay de Madrid pero nuestros padres no dicen nada ya que por la renta que pagamos nos sería muy difícil localizar otro.La primera noche que pasé en el barrio mi hermana me pidió que la acompañara a tomar una copa y dar una vuelta. Ella iba muy guapa con minifalda y top, yo más corriente con un pantalón vaquero y una camisa. Había muchos sitios abiertos y entramos en algunos a echar un vistazo a ver si Penélope veía a algún conocido, por fin entramos en uno donde mi hermana se encontró con una amiga, pedimos una copa, y nos quedamos charlando a pesar de la música con la amiga de mi hermana. Al rato se acercó a nosotros otra chica que conocía a mi hermana y su amiga y que era realmente espectacular: alta como de metro ochenta con tacones, labios gruesos, muy morena de piel, de pelo largo cobrizo, con unas tetas y un culo estupendos que un traje cortísimo y ajustado no hacía más que resaltar. Mi hermana ...
     la presentó como Bambie y ella me miraba con unos ojos color miel grandes y vivaces que hicieron que me derritiera allí mismo. No pensé que una mujer de bandera como ella con una edad entorno a los 22 a 24 años se fijara en un pipiolo como yo de 18 pero la verdad es que no paraba de flirtear conmigo con la mirada y, a veces, por la proximidad, se rozaba descaradamente o me cogía la mano. Yo, a qué decirlo, le seguía el juego y no acababa de creerme lo que me estaba sucediendo. Mi hermana Penélope me miró y sonrió con complicidad y, creo yo, con curiosidad y cierto morbo que después comprendí, se despidió de nosotros y se fue con su amiga dejándonos solos a Bambie y a mí. Ella aprovecho y me llevo a una esquina especialmente oscura del local y comenzamos a morrearnos de forma lenta y sensual, su lengua se metía en mi boca y la mía en la suya atrapando con la boca sus gruesos labios y chupándolos con delectación. Nuestras manos tampoco estaban quietas y las mías empezaron a subir el mini traje de ella y acariciando bajo su tanga su duro culo, una verdadera delicia. Mi polla estaba ya tan dura que hasta me dolía de tenerla dentro del pantalón. Al apretarnos en el morreo noté que su tanga sobresalía un bulto grande y comprendí entonces la sonrisa y picardía de mi hermana Penélope cuando se despidió viéndome tan entusiasmado con Bambie.Nunca había tenido relaciones homosexuales pero en el estado de calentura que estaba lejos de asustarme me excitaba que Bambie fuera transexual, ...
«123»