1. ORGASMOS INFANTILES


    Fecha: 04/03/2019, Categorías: Incesto Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Tomad esta historia como una experiencia. ORGASMOS INFANTILES La historia que os voy a narrar es completamente verídica, solo he cambiado los nombres y los lugares por cuestión de privacidad. Soy de profesión arquitecto y tengo 41 años, mi esposa administradora de empresas y 39 años de edad, 2 preciosos hijos: Una niña que tiene 16 años y un chaval adolescente de 14 años actualmente. Tenemos un buen vivir económico y social. Los hechos comenzaron a suceder hace 11 años cuando mi hija Elena contaba 5 años y la observe en actos que me sorprendieron y marcaron mi libido para siempre. En aquel entonces le regalamos a Rafael mi niño de 3 años un caballito hinchable de hule para que saltara en él y desarrollara fuerza en las piernas, pero resulta que a quien mas le gusto el juguete fue a mi hija. Un día estaba en mi estudio dibujando unos planos y vi a Elena montada en el caballito, solo tenía unas braguitas puestas, me puse a observar su juego porque me causo curiosidad su carita sonrosada y su mirada perdida, sobaba su rajita contra el lomo del caballito, atrás adelante, atrás adelante varias veces, los puntitos de sus pechos se veían duros, luego se inclino para abrazarlo del cuello y levanto las piernitas hacia atrás para que su clítoris quedara mas pegado al lomo del juguete. Comprendí que se estaba pajeando, sentí como un corrientazo en mi pene que empezó a ponerse tieso, mientras tanto mi niña apretó sus piernitas y lanzo un gemido que me llego hasta el alma, la vi como ...
     desmayada por un momento, luego se paro como si nada hubiese pasado y se fue a su alcoba a ver televisión. Yo quede asombrado y sin poder quitarme la escena de la cabeza no pude trabajar mas, en la noche haciendo el amor con mi esposa volvieron los recuerdos y tuve una eyaculación como hacia mucho no sentía. La segunda vez que la vi, paso más o menos lo mismo, solo que Elena tenía puesto un shorcito corto, cuando comenzó a cabalgar en el caballito, se dio cuenta que la estaba observando y me dijo inocentemente: - Mire papito como me hago cosquillitas. - Sigue mi amor que tú sabes cabalgar muy bien. - Es que me da una cosa muy buena en mi almejita. - No pasa nada tesorito, como ya va a ser hora de ducharte quítate la ropa y cabalgas un ratito antes del baño y veras que sientes mejor, le dije con el morbo metido en mi cuerpo. Se quito la ropa y se subió al caballito, yo hice como si estuviera concentrado en el trabajo, el escritorio me cubría para que ella no me viera y me saque el pene, paulatinamente se fue emocionando y yo también, ver su carita enrojecida, sus ojitos entrecerrados y su vaginita frotándose en el hule me tenían a punto de eyacular y por un instante vi su rajita colorada y húmeda y me vine con tres o cuatro chorros de semen en mi mano. - Haaaaaa, gimió ella inocentemente y se quedo desmayada. Cuando se paro le dije: - ¡Que bonito montas al caballito! ve a ducharte para que nos vamos al parque con tu hermanito Rafael. Pasaba el tiempo, yo no perdía oportunidad de ...
«1234»