1. Hijo, ahora no soy tu madre, ahora soy tu puta. 1


    Fecha: 20/12/2018, Categorías: Incesto Autor: chicoabierto29, Fuente: RelatosEróticos

    Eso me dice ahora siempre mi madre. Y aunque todavía me cueste asimilarlo, la verdad es que es más zorra de lo que nunca pensé que iba decir. Saludos a , me llamo Victor y tengo 29 años y soy ingeniero informático. Antes de nada decir que esto que voy a contar es algo real y continua en la actualidad, 2015, después de 3 meses. Algo inimaginable. Decir que soy de una ciudad al norte de España de la que me fui de pequeño y regresé para vivir con mi madre hace 4 meses por temas familiares. Mido 1,86 y peso 80 kilos, soy de complexión normal, guapo, ojos marrones, dicen que tengo buen culo y una boca apetecible, pero lo que más gusta y a mi por ello, son mis 20 cms de largo y 5 de diámetro de mi polla. Llevo desde noviembre sin pareja estable después de 4 años de relación y no tengo hijos. Entre otras muchas cosas, mi pasado más reciente, fue uno de los motivos de dejar todo atrás y volver a mi tierra, y mi madre necesitaba lo mismo. Mi madre, mi puta como quiere que la llame ahora, se llama Anabel, tiene 49 años, es excelente cocinera en paro, separada desde que yo tenía 8 años, no quiso saber más de parejas y que yo sepa estuvo casi 5 años sin joder con nadie. Luego decir que siempre fue discreta y me mantuvo al margen de sus necesidades como mujer. Y son muchas. Mi madre mide 1,70 y para que me entendáis es de esas mujeres que un hombre de mi edad diría que "está rellenita." Yo no lo creo, desde pequeña fue guapa, es morena de melena rizada, ojos miel, una piel tersa ...
     que la hace parecer más joven, una 140 de pecho, siempre fue muy tetona y con un buen culo sostenido en unas largas piernas. Yo una vez me fui de casa con 18, vi como mi madre se liberaba y hacia su vida, cosa que me gustaba porque se lo merecía, vamos, que necesitaba polla. Yo volví a mi casa cuando lo dejé con mi pareja y por entonces mi madre ya pensaba en volver a nuestra tierra. Yo no noté nada raro en ella al volver a casa, me apoyó mucho con la separación eso sí, pero lo normal. Abril fue la fecha elegida por mi madre para dejar todo atrás. En 2 días nos instalamos en un piso que nos prestó un familiar hasta encontrar algo a nuestro gusto. Todo estaba resultando según lo planeado. Mi madre empezó a buscar trabajo y yo a trabajar como desde hace 2 años, desde casa. El 28 de abril, a las 3 y pico de la tarde estábamos en casa, ella cambiándose para ir a entregar curriculum y yo con el cigarro de después de comer: - ¿Vas a salir Victor? - No, más tarde si acaso, voy a ver si acabo ese proyecto. - Siempre estás acabando y nunca acabas! - Ya... - Bueno, yo vengo en un ratito, a ver si hay suerte. - Verás que sí, suerte. Mi madre se fue y en ese momento no me apetecía nada trabajar, así que decidí darme un baño tranquilo. Puse música y me fumé otro piti mientras se llenaba la bañera y me sumergi. La verdad que aún que folle, me masturbo a menudo, con y sin pareja. Y estando tan relajado, mi mano se fue sola a mi polla. Me masturbe relajadamente pensando no recuerdo que, hasta ...
«1234...»