1. JUAN, EL NIÑO, MI NUEVO VECINO_ 1


    Fecha: 12/11/2018, Categorías: Gays Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    ANTES QUE NADA... Juan no es su verdadero nombre por seguridad. Cuento esto, porque quiero que otros conozcan que en verdad suceden cosas increíbles y no es mentira lo que van a leer, es cien por ciento real. Alisten ahí para su pajita jejejeje Mi relato lo publique con otro título pero luego la página lo público con el título que el quería -Mudanza con comerse al vecino incluida-agregare aquí otros detallitos, bueno hoy si empiezo Jamás pensé algo así llegaría a mi vida, tenía yo como 17 años, tuvimos un problema y nos cambiamos de casa, y chivo. Bueno, entonces me di cuenta que a la par nuestra vivía un niño como de 11 ó 12 años que se llamaba juan. Era un poco bajito, la voz no le había cambiado, no era mi gran amigo, pero más o menos nos hablábamos, no pensé que fuera gay, no sentía atracción a él. Había tenido novia antes que nos pasáramos, que tuvimos que cortar por ese problema, mi novia se quedó llorando. Entonces la casa nueva donde yo vivía no tenía una pared completa, ellos no tenían baño, se bañaban en el lavadero, pero la pared estaba completada por una lámina con hoyos grandes, entonces una vez me subí para bajar unos calcetines tendidos y accidentalmente lo vi bañándose, jamás pensé que sintiera atracción, de ver sus nalguitas grandecitas como una niña en desarrollo, el culito blanquito, levantadito. Sus piernitas… mmm… pues yo ya me la tenía bien parada la tula. Cuando me bajé, mi corazón latía a 1000 por segundo, entonces, yo estaba bien caliente, ya era ...
     hora de irme a bañar, porque tenía que ir al bachillerato. Cuando me empecé a duchar, me acordé de su culito y sus piernitas y se me empieza a para la tula, medió me la empecé a masturbar y me di una gran corrida. Más que tenía como casi un mes de no hacerlo. Cuando ví mi gran corrida, me sorprendí, había una gran cantidad, fue tan grande el placer que hasta me ardió la puntita de mi tula. Volvía a ver la corrida y concentrándome bien, vi que estaba echando vapor, porque me salió muy caliente. Pasaron los días y cuando salía, miraba y me daba cuenta que era un poquito nalgón, ya que salía a veces sólo con una calzonetilla ralita, a veces, cuando se sentaba frente a mí, me mostraba el muslo blanco de su pierna, lo cual me excitaba. Trataba de verlo siempre cuando se iba a bañar. Y una vez, su mamá y solo ella, fue a la iglesia, (No tenía padre, se había ido a los Estados Unidos) y me dijo que le fuera a revisar la máquina y se me olvidaron todos mis pensamientos, estaba tranquilo ese día. Cuando fui a su casa, se me había olvidado ponerme una camisa, sólo estaba en Chancletillas y calzonetilla de soccer. “Mientras tú miras eso, yo me iré a bañar”, me dijo. Y cuando me lo dijo, mi tula se paró al instante y me calenté, y empecé a ver de reojo su culito, que estaba en pants corto, quería violarlo, se me estaba derritiendo la tula, entonces, al rato comencé a oír las guacaladas de agua, no me puede aguantar y me fui a verlo desde un hoyito en la puerta de lámina, le vi las nalgotas, ...
«12»