1. En el cumpleaños de mi comadre (2)


    Fecha: 03/11/2018, Categorías: Infidelidad Autor: sandra garcia, Fuente: CuentoRelatos

    Como les decía yo estaba feliz bailando con mis primos, menos mal que casi todos habían venido con sus esposas, así y todo se ponían coquetos hablándome en el oído. - Ay primita como no vine solo, aprovechando que no ha venido el tarado de tu esposo, - Sandrita, que rica has venido con este vestidito rojo, estas como para comerte, Yo solo me reía, y me divertía, en eso vi a mi compadre tomando con otros amigos, me acerque y le dije que no había bailado conmigo, el me sonrió y se puso a bailar conmigo, en ese momento me acorde mis épocas de adolecente, cuando me enseñaba a bailar, siempre le había tenido un cariño especial, en eso escuche la voz de mi comadre que ya estaba mareadita por las cervezas. - Comadrita baile duro y rómpalo, para que este viejo no me moleste más tarde, vamos, vamos... No le entendí muy bien, pero mi compadre suspiro, y luego como que reacciono y me miro, con lo alto que era tenía que mirar hacia abajo, y me dice: -Ya ves Sandrita tu comadre ya nos dio permiso. Yo estaba feliz como me sujetaba con su manaza por mi cinturita, me daba vueltas, era un maestro, yo me sentía en las nubes, las horas pasaban y las cervezas corrían, poco a poco, los invitados se iban, y mi compadre a insistencia de mi comadre bailaba más conmigo. - Así así comadre, que no descanse ese viejo, que después cuando Uds. se van él me fastidia ja ja. Eran como las 3 de la mañana, cuando llamo mi esposo, para decirme que recién llegaba a casa y que se sentía mal, que pidiera un ...
     taxi para regresarme, no me dejo contestarle y me colgó, me moría de cólera. Pero cuando mi compadre me saco a bailar la salsa lluvia, se me paso la cólera, recordando nuestras maneras de bailar nuestros cuerpos se acoplaban al son de la música, no pude sentir un agradable estremecimiento al sentir su cuerpo pegado al mío. Él también estaba feliz, más suelto ya estaba mareado. Cuando nos dimos cuenta, se estaba despidiendo las dos últimas parejas, me dije me voy a despedir de mi comadre para irme, cuando fui a buscarla, la encontré totalmente dormida, la vi a ella y luego lo mire a los ojos a mi compadre, me sentía que mi corazón me latía a 100, me sentía débil, y como último recurso la pellizque a mi comadre en el brazo. - Despiértese comadre que ya me voy, despiértese, reaccione. Como respuesta, mi comadre comenzó a roncar, con ayuda de mi compadre la cargamos y la llevamos a su dormitorio, la recostamos y yo la arrope. Mi compadre me miraba y lo notaba muy nervioso, es más su voz temblaba cuando me dijo - Sandrita mejor voy a llamar a un taxi para que te lleve a tu casa, yo te acompaño. En eso comenzó a sonar un bolero antiguo, amor de pobre, de lucho barrios, eso no era de mi época, pero él me había enseñado a bailar ese tipo de música. - Vamos compadre, no recuerda como me enseño a bailar boleros, bailemos este bolerito y me voy. Para los que conocen los boleros, saben que es un baile muy sensual, se parece al tango, pues el hombre sujeta a su pareja por la cintura, muy ...
«123»